Monseñor Rauda ha participado en la XXXIII Asamblea Ordinaria del CELAM

Monseñor Rauda, nuestro Obispo Titular, ha participado en la Asamblea Ordinaria del CELAM, que del 16 al 21 de mayo de este mes de mayo ha tenido lugar en Montevideo, Uruguay. Que Dios nos otorgue frutos espirituales y pastorales a partir de las disertaciones que se han tenido en esta semana pasada. Que Dios siga guiando nuestra Iglesia en América Latina. A continuación presentamos algunas fotografías de dicha Asamblea en donde Monseñor Carlos Aguiar Retes, Arzobispo de Tlalnepantla, México, Presidente de la Conferencia Episcopal de México ha sido elegido como nuevo Presidente del CELAM, y sucede al Cardenal Raymundo Damasceno Assís, Obispo de Aparecida, Brasil.

Monseñor Carlos Aguiar, nuevo presidente del CELAM


Monseñor Rauda en una sesión de trabajo, en el fondo se puede observar también a Monseñor Rodrigo Orlando Cabrera, Obispo de Santiago de María.

Monseñor Rauda (al fondo), escuchando atentamente durante una sesión

Monseñor durante una de las Sagradas Eucaristías.

En la Santa Misa de inauguración de la Asamblea Ordinaria del CELAM, en la Catedral de Montevideo.

Escuche aquí las breves palabras que nuestro obispo dijo ante la interrogante que le hizo Radio Vaticano en el inicio de la XXXIII Asamblea Ordinaria del CELAM, al mismo tiempo que se aprecian unas fotos de la Asamblea.



Las fotografías han sido escogidas de Celam.org
y el audio de la página Oficial de Radio Vaticano,
el montaje es creación de Seminario Pío XII
2011 Derechos Reservados


Leer más... »

Juan Pablo II y la Vocación



Dentro del marco de la Pascua, la cual recién iniciamos con esta octava de Pascua, se nos presenta la oportunidad de contemplar los beneficios de esa Resurrección del Señor en la vida de un ser humano, específicamente la de Juan Pablo II, que será beatificado el próximo domingo 1 de mayo. En nuestro seminario ya hemos tenido una semana dedicada a su legado intelectual, magisterial y espiritual. Pero ojo, esta vida ejemplar del papa no debe ser conocida y estudiada simplemente para ser admirada sino ante todo para ser imitada en las condiciones concretas de la vocación específica de cada cristiano. Cuando la Iglesia beatifica o canoniza a una persona es para colocarnósla de ejemplo a seguir, pues en ellos Dios se hizo presente como quiere y puede hacerse presente también en nosotros.

A continuación presento una serie de textos en donde el papa habla de su vocación, los textos nos reflejan su humana condición, pues tuvo problemas, temores, pero también tuvo fe y ésta es la que le hizo amar más y mejor y así ser la persona que fue. Que de algo nos sirva la lectura de estos pequeños trozos de sabiduría que el Papa nos dejó.

Sacerdote

"Después de la muerte de mi padre, ocurrida en febrero de 1941, poco a poco fui tomando conciencia de mi verdadero camino. Yo trabajaba en la fábrica y, en la medida en que lo permitía el terror de la ocupación, cultivaba mi afición a las letras y al arte dramático. Mi vocación sacerdotal tomó cuerpo en medio de todo esto, como un hecho interior de una transparencia indiscutible y absoluta. Al año siguiente, en otoño, sabía que había sido llamado. Veía claramente lo que debía abandonar y el objetivo que debía alcanzar sin volver la vista atrás. Sería sacerdote". ("Del temor a la esperanza", Solviga, 1993, p. 34).

"¿Cuál es la historia de mi vocación sacerdotal? La conoce, sobre todo, Dios. En su dimensión más profunda, toda vocación sacerdotal es "un gran misterio", es un don que supera infinitamente al hombre. Cada uno de nosotros sacerdotes lo experimenta claramente durante toda la vida. Ante la grandeza de este don sentimos cuán indignos somos de ello". ("Don y misterio", BAC, 1996, p. 17).

"La vocación sacerdotal es un misterio. Es el misterio de un ‘maravilloso intercambio’ –‘admirabile commercium’– entre Dios y el hombre. Este ofrece a Cristo su humanidad para que Él pueda servirse de ella como instrumento de salvación, casi haciendo de este hombre otro sí mismo. Si no se percibe el misterio de este ‘intercambio’, no se logra entender cómo puede suceder que un joven, escuchando la palabra ‘sígueme’, llegue a renunciar a todo por Cristo, en la certeza de que por este camino su personalidad humana se realizará plenamente". ("Don y misterio", p. 90).

"En el intervalo de casi cincuenta años de sacerdocio lo que para mí continúa siendo lo más importante y más sagrado es la celebración de la Eucaristía. Domina en mí la conciencia de celebrar en el altar ‘in persona Christi’. Jamás a lo largo de estos años he dejado la celebración del Santísimo Sacrificio. La Santa Misa es, de forma absoluta, el centro de mi vida y de toda mi jornada". (Discurso, 27-10-1995).

Obispo
"Al oír las palabras del primado anunciándome la decisión de la Sede Apostólica, dije: ‘Eminencia, soy demasiado joven, acabo de cumplir los treinta y ocho años...’

"Pero el primado replicó: ‘Esta es una imperfección de la que pronto se librará. Le ruego que no se oponga a la voluntad del Santo Padre’.

"Entonces añadí solo una palabra: ‘Acepto’. ‘Pues vamos a comer’, concluyó el Primado (...)

"Sucesor de los Apóstoles. (...) Yo –un ‘sucesor’– pensaba con gran humildad en los Apóstoles de Cristo y en aquella larga e ininterrumpida cadena de obispos que, mediante la imposición de las manos, habían transmitido a sus sucesores la participación en la misión apostólica". ("¡Levantaos! ¡Vamos!", Plaza y Janés, 2004, pp. 22 y 26).

Papa

"Creo que no fui yo el único sorprendido aquel día por la votación del Cónclave. Pero Dios nos concede los medios para realizar aquello que nos manda y que parece humanamente imposible. Es el secreto de la vocación. Toda vocación cambia nuestros proyectos, al proponernos otro distinto, y asombra ver hasta qué extremo Dios nos ayuda interiormente, cómo nos conecta a una nueva ‘longitud de onda’, cómo nos prepara para entrar en este nuevo proyecto y hacerlo nuestro, viendo en él, simplemente, la voluntad del Padre y acatándola. A pesar de nuestra debilidad y de nuestras opiniones personales.

"Al hablarle así, pienso en otras situaciones que he afrontado en mi experiencia pastoral, en esos enfermos incurables condenados a la silla de ruedas o clavados en la cama; personas jóvenes muchas de ellas, conscientes del proceso implacable de su enfermedad, prisioneras de su agonía durante semanas, meses, años. Lo que ellas aceptan, ¿no podría aceptarlo yo también?

"Tal vez esta comparación le sorprenda; pero se me ocurrió el día de mi elección y, puesto que quiere usted saber cuáles fueron mis primeros pensamientos, se los digo tal y como me vinieron a la mente". ("¡No tengáis miedo! André Frossard dialoga con Juan Pablo II", Plaza y Janés, 1982, pp. 24-25).

P. Carlos Enrique Barrera.
Rector
Leer más... »

AFICHE DE CONVIVENCIAS 2011

AFICHE  DE CONVIVENCIAS 2011

 
Cheap Web Hosting | Top Web Hosts | Great HTML Templates from easytemplates.com.